Acompañar Lúdicamente.

Acompañar lúdicamente es encontrarnos mutuamente,

Sentirnos lado a lado, mirarnos frente a frente,

Construir nuevos espacios, enlazarnos en un “entre”,

Reapropiarnos del pasado, jugar(nos) un presente,

 

Es abrirnos a lo incierto y trazarnos en la mente,

Atravesar el caos “como si” fuéramos valientes,

Sostenernos, los dos, con palabras envolventes,

Reparando y recreando trayectorias diferentes.

 

Es respetar temporalidades, esperando activamente,

Tomar oportunidades y explorar lo suficiente,

Promover continuidades y un deseo circulante,

Confiar en que al final… ¡jugaremos nuevamente!

 

Juan Augusto Laplacette